35 años de Blade Runner: la película fallida que se volvió un clásico

El pasado 25 de Junio fue el aniversario número 35 de Blade Runner, dirigida por Ridley Scott y estrenada en 1982, uno de los clásicos de ciencia-ficción más grande de todos los tiempos. La secuela Blade Runner 2049, llega en Octubre, tras un largo planeamiento, protagonizada por Ryan Gosling. Su director, Denis Villeneuve, confesó a comienzos de año que sintió mucha presión por ser éste “el proyecto más arriesgado de su vida”, por la importancia de la original.

Pero si lo hace sentirse mejor, la película original no fue un gran éxito ni con el público ni con la crítica cuando se estrenó. En la actualidad esto podría considerarse increíble, cómo podría no gustarles, pero la verdad es que Blade Runner fue tan radical que tomó varios años que su impacto hiciera efecto. Aún los realizadores tuvieron dudas: se han hecho varias re-ediciones durante los años, tratando de llevar la película hacia la perfección.

Según Rotten Tomatoes, fue “malinterpretada cuando llegó a los cines.” En su reseña original, Variety reflejó mucho de la reacción mixta, refiriendo que la película era estéticamente impactante pero que el vacío en el argumento haría difícil que recupere los 30 millones de dólares que costó, fuera de publicidad, y que la crítica en general sería muy variada.

La película alcanzó los US$26 millones durante el verano de 1982. No estuvo mal, pero no era suficiente para llegar al top 10, y mucho menos para alcanzar a ET y Rocky 3, que dominaban la taquilla en ese entonces.

Blade Runner tuvo dos nominaciones al Oscar: una por dirección artística (Lawrence G. Paull, David L. Snyder, con decoración de Linda DeScenna) y otra por efectos visuales (el visionario Douglas Trumbull, Richard Yuricich y David Dryer). Todos regresaron con las manos vacías. Pero con el paso de los años, los realizadores y el público han apreciado su trabajo, así como la contribución de todo el equipo que fue parte de esta película, producida por Michael Deeley, incluyendo al director de fotografía Jordan Cronenweth, al compositor Vangelis, y a los directores de casting Mike Fenton y Jane Feinberg.

Aparentemente Blade Runner no refleja la visión de los realizadores, gracias a que los financiadores metieron mano y agregaron la narración y el final feliz. Hubo un director’s cut en 1992, pero Scott no estuvo contento con ella, diciendo que fue presionado. Hubo también una edición expandida internacional, y  en 2007 se hizo una cuarta versión por el aniversario número 25, llamada “The Final Cut”. Scott había empezado a trabajar en su propia edición en 2000, pero Warner Bros. la archivó por varios años porque el estudio no podía llega a un acuerdo con los financiadores.

Hay algunos enlaces entre la película de 1982 y la secuela que se viene, empezando por Harrison Ford interpretando nuevamente a Rick Deckard y al guionista Hampton Fancher, que hizo el guión original junto a David Webb Peoples, y ahora el nuevo con Michael Green.

Entre la lista de logros, Blade Runner le presentó al público a Philip K. Dick, un prolífico escritor cuya novela “Do Androids Dream of Electric Sheep?” fue la inspiración de la película. Desafortunadamente, Dick no vivió lo suficiente para ver el éxito eventual de Blade Runner. Murió de un ataque al corazón en 1982, tres meses antes del estreno, a los 53 años.

Sin embargo su novela, y un equipo de futuristas y artistas contratados por Scott y los productores, crearon un mundo de clima extremo, helicópteros policiales, anuncios de neón gigantes y robots que pueden ser más inteligentes que los humanos. Estas ideas eran exóticas en ese entonces, pero la película está ambientada en 2019, lo cual significa que la hora de la distopía se acerca y un mundo rotundamente desalentador está a la vuelta de la esquina, si es que no ha llegado ya.

Fuente

Agregue un comentario

Comentar
Nombre*
Mail*
Website*